martes, 8 de mayo de 2012

“Luz de luna”… mi celda querida que está triste y está fría

“Luz de luna"… mi celda querida que está triste y está fría

"Luz de luna” es de las canciones consentidas de la gente. No dejan de solicitarla; incluso en los recitales que realizo puedo cantarla varias veces y el público la sigue aplaudiendo como si fuese la primera vez. Lo mismo ocurre con “El andariego” o “Sabor a mí”, son obras con las que las personas se identifican mucho.


Antes de platicar la anécdota, me gustaría hacer un par de comentarios que destacan tanto en la música como en la letra. Primero, la melodía fue concebida por mi padre bajo el acompañamiento de “Pasillo Ecuatoriano”, para lo cual se requiere de cierto dominio del bajeo en la guitarra. Este ritmo llegó a México a través de la Costa Chica de Oaxaca y Guerrero, en donde anclaban barcos provenientes de Sudamérica, de ahí que mi padre haya tenido contacto directo con este género musical. Y, segundo, el maestro Octavio Paz, quien se declaraba admirador de mi padre, me hizo una observación acerca de ésta letra; me dijo que él había investigado el uso de la palabra “Plenilunada” a raíz de que la escuchó en la canción “Luz de luna”, y por más que buscó un antecedente al respecto no encontró su uso, ni en la música, ni en la poesía, ni en algún texto previo. De hecho, no existe en el diccionario tal palabra como adjetivo. Lo que existe es “Plenilunio” del latín “Plenilunium”, que hace referencia a la Luna llena. Así es que, de acuerdo a Octavio Paz, “PLENILUNADA” debería ser considerada una aportación de Álvaro Carrillo a la poesía en español.
Ahora bien, la anécdota de “Luz de luna” me la contó el Ingeniero Jaime Pech Canul (qepd), quien fue padrino de mi hermana Ena Marisa y compañero de generación de mi padre en Chapingo. Cuando fallecieron mis padres, el Ingeniero y su esposa, Carmen, siempre estuvieron cerca de nosotros, contándonos sucesos que vivieron ambos en la Escuela Nacional de Agricultura. A él le debo muchas de estas historias en sus canciones.

Foto de la Generación 1949 ENA
Mi padre Primero sentado (izq a der)
Ing. Jaime Pech el 11 de pié (izq a der)

Me platicó que cuando mi padre estuvo en Escuela Nacional de Agricultura en Chapingo (ENA), entre 1941 y 1949, era de régimen militar, por lo cual, los estudiantes internos tenían reglamentos de disciplina castrense. Podían salir del internado sólo los fines de semana después de clases.  
Alvaro Carrillo (derecha) con uniforme militar de Chapingo

En cierta ocasión mi padre conoció a una mujer que fue a visitar a uno de sus hermanos que estaba en Chapingo, éste se la presentó y quedaron de salir juntos el viernes por la noche, pues ella se regresaría a su pueblo el sábado siguiente. Mi padre estaba muy entusiasmado por dicha cita y estuvo esperando la llegada ese día. Sin embargo, el rector de entonces justo ese viernes por la noche tenía unos invitados a los que quería complacer como un buen anfitrión, y mi padre era famoso en la escuela por varias de sus canciones, así es que el rector le pidió que no saliera ese día y que se quedara para cantarle a sus invitados.  Mi papá, que estaba muy agradecido con el rector porque lo estaba patrocinando para sus idas a la ciudad de México a promocionar sus canciones, le explicó que justo ese día no podía quedarse, pues tenía una cita con la hermana de un estudiante.  El rector le volvió a insistir que se quedara, pues ahora lo necesitaba él y que ya les había presumido a sus invitados de su talento. Mi padre – dicen que muy apenado –, le dijo que no podía dejar plantada a la señorita pues ella partiría al día siguiente y ya no tendría otra oportunidad para salir con ella.  El rector, viendo la negativa de mi padre como algo definitivo, lo sentenció entonces y le dijo que se iba a quedar por la buena o por la mala, así es que decidió arrestarlo por desacato hacia un superior y lo encerró en una de las torres donde había una celda para castigo. Cuenta el Ing. Pech que mi padre, ya encarcelado, veía desde su celda como iba anocheciendo y, poco a poco, la luna llena alumbraba el pasillo del patio principal. Mi padre tenía su guitarra, pues el rector en cualquier momento iba a requerir de sus servicios, así es que con la luna llena inspirándolo y su amor lleno de desesperanza, comenzó a escribir lo que sería, sin duda, una de sus mejores canciones:

Rectoría en Chapingo. En una de esas torres arrestaron a mi padre


Yo quiero luz de luna
para mi noche triste
para pensar divina la ilusión que me trajiste
para sentirte mía
mía tú, como ninguna
pues desde que te fuiste
no he tenido luz de luna

Yo siento tus amarras como garfios, como garras
que me ahogan en la playa de la farra y el dolor.

Si llevo tus cadenas a rastras en mi noche callada
que sea “PLENILUNADA”, azul como ninguna
pues desde que te fuiste
no he tenido luz de luna

Si ya no vuelves nunca
provincianita mía
a mi CELDA querida que está triste y está fría
que al menos tu recuerdo
ponga luz sobre mi bruma
pues desde que te fuiste
no he tenido luz de luna


Así fue cómo, gracias a la testarudez de mi padre y del rector, se escribió una obra de arte al plenilunio y al amor que no pudo ser.  Por cierto, mi papá tiene muchas canciones en las que menciona la luna como musa constante de inspiración.


El Ing. Jaime Pech me contó otras historias de canciones y de vida que iré plasmando en este espacio “Con Sabor a mi Padre”

"Luz de luna" de Álvaro Carrillo; 
interpreta Mario Carrillo

23 comentarios:

  1. Excelente informacion que me ayudara a incluir en mi Cancionero que estoy haciendo mil gracias don Mario Carrillo

    Atentamente Gerardo Aguilar
    de Los Aguilar trio versátil

    ResponderEliminar
  2. woow muchas graciass por esta informacion, me encanta esa cancion con Javier Solis, aunque no la canta exactamente como tu la escribes aqui

    ResponderEliminar
  3. BUENO ESTA EXPERIENCIA VIVIDA NACIO UNA CANCION Y PUES EL ING.ALVARO CARRILLLO TODO UN BOHEMIO ENAMORADO DE LAS MUJERES LA LUNA Y CORAZON

    ResponderEliminar
  4. ME ENCANTA ESTA CANCIÓN! Y AHORA MÁS QUE CONOZCO SU TRISTE HISTORIA... SOY ADMIRADORA DE LA OBRA DE TU PADRE, EXCELENTE COMPOSITOR E INTÉRPRETE, DIOS LO ESTÁ DISFRUTANDO ALLÁ EN SU GLORIA! MIL BESOS!

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. esperamos con ansia tu cancionero y anecdotario, pues conocer los antecedentes de cada cancion es fabuloso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya está terminado, ahora estoy buscando el mejor editor y completar el USB que tendrá las canciones de las que hablo

      Eliminar
  7. Realmente muy bella, historia hermosa de algo que inspiró y no pudo ser. La luna, la ilusión y el no poderse dar la situación el instante hizo que surgiera desde su ser profundo la mezcla romántica que hasta nuestros días nos genera un suspiro. Excelente

    ResponderEliminar
  8. Realmente muy bella, historia hermosa de algo que inspiró y no pudo ser. La luna, la ilusión y el no poderse dar la situación el instante hizo que surgiera desde su ser profundo la mezcla romántica que hasta nuestros días nos genera un suspiro. Excelente

    ResponderEliminar
  9. Genial Historia, sentí cierta curiosidad la letra, y después de tu relato la canción me pareció aun mas genial de lo que pensaba.

    ResponderEliminar
  10. Esa señorita de la que cuentas se llamaba Divina Walls y era prima de mi suegro, el en una ocasión me platico la historia de como fue que tu papa la escribió, hermosa letra!

    ResponderEliminar
  11. Vaya con la historia, así uno entiende menor la canción y la disfruta mas, mis parabienes a Mario Carrillo y mis felicitaciones por relatar la historia, no la sabia.

    ResponderEliminar
  12. Amo esta canción, es de mis favoritas del folclor mexicano. Lo curioso es que llegue a este blog porque estaba buscando en google si existía la palabra "plenilunada" porque me a figuraba que era una palabra compuesta, inventada por el autor de la canción, y tu me diste la respuesta que esperaba.

    Pero que sorpresa que además de la información que buscaba, encontré toda una historia sobre la composición de esta canción. No tienes idea de la emoción que sentí leyendo cada palabra de la historia de tu padre, el rector de la ENA y su encarcelamiento aquella noche plenilunada.

    Gracias por compartir la anecdota.

    ResponderEliminar
  13. Interesante anecdota convertida en cancion; es increible como nacen tantas canciones y como vuela la imaginacion de sus autores.

    ResponderEliminar
  14. Disfrutaba la canción "Luz de luna" con la interpretación de Javier Solís, es una gran obra maestra, misma que hoy tiene mayor peso específico pues vine acá gracias a un link que me desvela la historia de amor tan hermosa detrás de esta canción que repito es una gran obra de arte, gracias por la anécdota.

    ResponderEliminar
  15. Hermosa canción la que escribió su padre.
    Escuchando este tema en la voz de Javier Solis me preguntaba si estaría encerrado por venir en la letra: mi celda fría y además me intrigó la palabra" plenilunada" y al buscarla en internet vine a dar aquí.
    Un fraternal abrazo!!!
    Dicen que no hay mejor máquina de tiempo que escuchar una canción.

    ResponderEliminar
  16. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  18. Hola mi nombre es Luis Miguel Torres Guaycha, soy ecuatoriano aspirante a una maestría en musicología en México (UNAM), tengo que presentar un anteproyecto para mi futuro proyecto de titulación, el cual radica en la relación existente entre obras del género del "pasillo ecuatoriano" compuesto por mexicanos como es el caso de la obra "Luz de luna" y pasillos compuestos por ecuatorianos, me gustaría poder contar con usted en un futuro puesto a que me es importante para mi trabajo un gran saludo.

    ResponderEliminar
  19. ¿Entonces es falsa la anecdota de que ésta canción nació de una apuesta con José Alfredo Jiménez??

    Saludos!

    ResponderEliminar